L’actriu María Castro triomfa amb una reflexió crua sobre el postpart

María Castro ha estat una de les actrius gallegues amb més recorregut en les sèries espanyoles. Des que ha estat mare, per això, se centra en comentar temes de maternitat a Instagram i també en el seu blog. La seva segona filla va néixer fa quinze dies, un part que va haver de ser cesària per diversos problemes. L’actriu parla obertament sobre l’embaràs, el naixement i el postpart.

Precisament aquest últim centra la reflexió que acaba de compartir amb les seguidores en una foto davant del mirall amb la panxa més flàccida: “Fa 14 dies, a aquestes hores, el meu cos estava a punt d’explotar… i el meu cor també, però d’amor! Aquest matí no he pogut evitar dedicar uns minuts a mirar-me en el mirall i pensar. Pensar que encara amb els calçotets de Cap d’Any del meu marit (la cicatriu de la cesària no em deixa encara posar-me cap altra cosa) la roba interior sense conjuntar per descomptat, amb ulleres, els cabells xops per la dutxa i amb panxa incipient… el cos d’una dona és valent i maco”.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Hoy hace dos semanas que llegaste al mundo Olivia… hace 14 días, a estas horas, mi cuerpo estaba a punto de explotar… y mi corazón tamb, pero de amor!!! Esta mañana, no he podido evitar dedicar unos minutos a mirarme al espejo… y pensar!!! Y pensar que aún con los calzoncillos de fin de año de mi marido ( la cicatriz de la cesárea no me deja aún ponerme otra cosa…), la ropa interior sin conjuntar por supuesto, con ojeras de mapache, con pelo empapado de la ducha, y con barriguita incipiente… el cuerpo de la mujer es VALIENTE y BELLO. Poco menos q lo dona durante meses para crear y albergar vida… y ese mismo cuerpo, por decisión propia ( y respetando cualquier postura), alimenta ahora a una criatura, a la que ya le asoman los mofletes. No os voy a engañar… uno de los primeros pensamientos fue: “tranquilo cuerpo, en nada te recuperas y vuelves a ser el de antes”… pero tampoco os engaño si os digo que me sentí absurda…absurda de narices!!!! Mamás del mundo! No tenemos nada de que recuperarnos!!!! Esta es nuestra nueva realidad… y es el resultado del acto más mágico de amor! Cada una de las señales: estrías, cicatrices, tripas, barrigas al más puro slime… hayan venido para quedarse o no, están ahí para recordarnos lo jabatas q hemos sido! Y os aseguro q las mujeres en las que nos hemos convertido…. las del ahora… nada tienen que envidiar a las del antes! Ahora a cuidarse y a dejarse mimar! #dosemanassiendobimadre #felicesdossemanasolivia #maternidadreal

Una publicación compartida de Maria Castro (@maria_castro_jato) el

 

“Poc menys que el dona durant mesos per crear i donar alberg a la vida. Aquest mateix cos, per decisió pròpia alimenta ara a una criatura que comença a tenir les galtes plenes. No us enganyaré, un dels primers pensaments va ser que es tranquil·litzés el meu cos, que en poc temps es recuperaria i tornaria a ser el d’abans. Però tampoc no us enganyo si us dic que em vaig sentir absurda… absurda de nassos”, explica.

I és que s’ha adonat que hi ha massa pressió per recuperar la figura: “Mares del món, no tenim res del que recuperar-nos! Aquesta és la nostra nova realitat… i és el resultat de l’acte més màgic d’amor. Cadascun dels senyals, estries, cicatrius, panxes, panxes slime… han vingut per quedar-se o no, estan aquí per recordar-nos que hem estat valentes i fortes. Ens hem convertit en dones que no tenen res a envejar a les d’abans. Ara a cuidar-se i deixar-se amoixar”. 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Y al final… otra cesárea! Esta es mi última foto con barriga… (bueno ahora sigo teniendo barriga, pero al más puro estilo slime). Ésta es la última foto en la que Olivia era nuestra, para, en unos minutos, pasar a ser del mundo… Ésta es la última foto en la que Maia seguía siendo la bebé de la casa, para convertirse en hermana mayor… aunq de momento sólo pueda ejercer vía telefónica… Esta es la última foto en la que monitorizada y con contracciones, guardaba aún la esperanza, de parir por vía vaginal…. Me apetecía vivir ese otro tipo de parto… Me apetecía irme a casa sin una operación mayor en el cuerpo… Me apetecía ayudar al bebé a entender que tras el canal del parto, le esperaba el mundo… Pero no pudo ser… Un parto programado, por necesidades de guión, y una cesárea anterior, de la que no conocíamos 100 por 100 el estado de su cicatriz, impidieron hacer otra cosa… había riesgo de desgarro, y yo ya soy madre de una que espera en casa, así que no nos la podíamos jugar. Me disguste? Si! Pero solo cinco minutos… es lo que me permití… Mi optimismo, el apoyo total de mi marido, la nueva bebé que esperaba pacientemente… Y la propia vida, nos hizo relativizar y decidir. No había tiempo y sí muchas ganas. Que sí, que ahora la operación me la llevo yo… Pero qué importancia tiene? Cuando todo ha salido bien… Y yo, gallega y dura por naturaleza, tengo salud para soportarlo y una familia maravillosa en quién apoyarme. ahora, me tocará tomarme la vida con calma… No estoy acostumbrada, ni apenas sé… Pero todavía estoy a tiempo de aprender! #pasoapaso #pocoapoco #slowlife #ahoraacentrarseenloimportante Pic by @jose_manuel_villalba

Una publicación compartida de Maria Castro (@maria_castro_jato) el

 

Unes paraules que ràpidament generaven una allau de comentaris positius d’altres mares que arriben a la mateixa conclusió. 

 

Nou comentari