La alcaldesa de Berga, Montserrat Venturós (CUP), se ha negado a declarar este martes delante del juzgado de instrucción 1 del municipio como investigada por un presunto delito electoral en no haber retirado la estelada que ondea en el Ayuntamiento, tal y como se le requirió durante las elecciones catalanas y municipales. 

Venturós ha ido a la puerta del juzgado y ha explicado a los medios que no pensaba entrar a declarar por la “coherencia y la desobediencia”, según ha informado la CUP en un comunicado. 

“Desobedeceré por la independencia, por coherencia con el derecho a desobedecer, que es una herramienta que ha escogido la CUP”, ha defendido la alcaldesa de Berga, acompañada de representantes de la ANC, Òmnium y Sumate, además de regidores de Berga y otros municipios. 

“Yo desobedeceré, sin miedo, para obedecer el mandato del pueblo y no de los tribunales españolistas, ha añadido Venturós, que ha explicado que el Ayuntamiento recibió la semana pasada el requerimiento de la Audiencia Nacional por haber aprobado una moción de soporte a la resolución del 9-N. 

“Alguna cosa ha de tener la resolución, si tanto miedo les da”, ha apuntado Venturós, que ha recordado que la CUP ha convocado una manifestación el 7 de mayo para dar soporte a los cargos electos y a las instituciones investigadas.

Nou comentari

Comparteix

Icona de pantalla completa