¿Me ayudas, España?

"Somos unos amateurs... Jamás seremos tan buenos nacionalistas como los sois vosotros. Aprendices, nada más"

Hola, amigo español. ¿Me ayudas? Soy un nacionalista catalán y me siento muy frustrado porque somos unos pobres amateurs en estas lides. Me gustaría ser un nacionalista de órdago. Un nacionalista de aúpa. Uno como tú. Como vosotros. Te juro que lo intento, pero no me sale bien y, visto tu poderío en este campo, te interpelo para que me ayudes. Varias preguntas asaltan mi cabeza. ¿Cómo lo hacéis para que todos vuestros diputados crean inquebrantablemente en la nación española? Aquí también tenemos un parlamento (un poco de broma) y casi la mitad de nuestros parlamentarios no creen que Cataluña sea realmente una nación. ¿Cómo lo hacéis?

¿Cómo asumís, sin ningún resquicio de duda, que España es una nación imperecedera, unida, innegable e histórica? ¿Cómo hacéis que sea una nación eterna lo que fue una confederación de reinos? ¿Cómo defendéis vuestro derecho sobre Navarra, Cataluña o Galicia mientras nosotros rechazamos a Valencia y a Mallorca por miedo a ser llamados imperialistas. Ese nacionalismo es el que a nosotros no nos sale.

También he observado, con mirada atónita, que todos los partidos españoles (sean del color que sean) anteponen la nación a cualquier discrepancia ideológica existente. ¡Qué envidia de nacionalismo! ¡!Qué amor patriótico! Ver como el PSOE y el PP sueltan grandilocuentes mensajes del estilo de: "Debemos ponernos de acuerdo en temas cruciales", refiriéndose a la nación española. Eso que para los catalanes resulta una utopía mística y fascista es, para vosotros, una idea firme y materializable en símbolos y leyes concretas.

La idea de España no se negocia. Hasta el punto de desbaratar un gobierno de izquierdas porque uno de los partidos defiende un referéndum en Cataluña. ¡Ojo! Y lo defienden con la convicción de que ganará España. Lo defienden como herramienta para finiquitar el debate independentista. ¡Pues ni así se lo conceden! Querido español, ¿qué estoy haciendo mal para que mi nacionalismo no sea tan eficaz como el tuyo? ¿En qué me equivoco para que me llame imperialista un estado que celebra la conquista de América como su fiesta nacional?

Este pasado fin de semana, el campo del Betis cantó el himno del Atlético de Madrid durante el partido contra el Barça. ¡Ole, ole y ole! Envidia de nuevo, amigo español. ¡Qué emotiva defensa de un equipo español cuando se trata de derrotar a uno catalán! ¡Contra los catalanes, todos sois amigos y compañeros! Jamás sabremos hacer todo eso. Somos unos amateurs... Jamás seremos tan buenos nacionalistas como los sois vosotros. Aprendices, nada más.

Acabo esta carta suplicándote un último favor. ¿Cómo conseguís que los bancos y los empresarios defiendan a pie juntillas vuestra nación? Aquí, en Cataluña, ellos son los primeros que se manifiestan ante los "exabruptos nacionalistas". No logro entender que, por el contrario, vuestra nación no les genere dudas o miedos.

Atentamente, un nacionalista inútil.




Comentaris

envia el comentari